Menu

Cómo adoptar la actividad física

Una encuesta en la costa evidencia un importante sedentarismo. Es causa de mayor riesgo cardiovascular. Sugerencias para incorporar el movimiento a su vida diaria.

Con el objetivo de reducir el riesgo de infartos y otras enfermedades cardiovasculares el ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires montó una campaña de promoción de la actividad física regular en la costa atlántica, donde se ofrece información preventiva y se realiza una encuesta para conocer cuánto se mueven los turistas.

Ese relevamiento, que se lleva a cabo en las carpas sanitarias instaladas en Mar del Plata y Santa Teresita, indica que el 55 por ciento de los veraneantes no realiza actividad física en forma regular. Es decir que ni siquiera hace la clásica caminata por la arena, ni juega al fútbol o a la paleta en la playa. El dato surge del total de personas que se atendieron en las carpas sanitarias del Ministerio de Salud provincial: apenas 2.230 de 5.147 aseguraron ser activos físicamente. En las carpas los veraneantes pueden realizarse controles de rutina, como medición de peso y talla, de tensión arterial y de glucemia. Y también son consultados sobre si realizan actividad física en forma regular. A esa pregunta el 55 por ciento respondió que no realiza ningún tipo de deporte ni actividad física.

La falta de actividad física es un factor de riesgo de enfermedades como hipertensión, diabetes, obesidad y otras afecciones cardiovasculares como el infarto.

El subsecretario de Planificación de la Salud, Alejandro Costa, detalló que “las estadísticas que manejamos de la costa nos muestran que no sólo es alto el porcentaje de personas que no hacen ningún tipo de actividad física, sino que además se suma una prevalencia alta de hipertensión y obesidad”.

En efecto, durante la semana pasada se controlaron 2.654 personas en las carpas sanitarias: el 21 por ciento sufría hipertensión; el 9 por ciento, diabetes; el 12 por ciento tenía alto los niveles de colesterol en la sangre; el 22 por ciento, fumaba; y sólo el 45 por ciento realizaba actividad física.

El especialista en deportes del Ministerio de Salud, Rodrigo Bau, explicó los beneficios de realizar actividad física y/o deportiva en forma regular. “Hay dos beneficios claros en la actividad física: por un lado están los psicológicos y por otro los físicos”, aseguró Bau.

Los beneficios psicológicos se explican por la liberación de endorfinas durante la actividad física, que son neurotransmisores que aumentan nuestra sensación de bienestar y autoestima. En cuanto a los beneficios físicos pueden señalarse la pérdida de peso, la mejora de la salud cardiovascular y el aparato respiratorio. Está demostrado que un paciente hipertenso que realice actividad física regular puede llegar a disminuir la dosis de medicamento de su tratamiento.

“Lo que notamos es que la práctica de actividad física baja a medida que la persona crece. Casi el 95 por ciento de los niños realiza algún deporte, pero entre los 30 y 35 años sólo el 65 por ciento hace actividad física y entre los 40 y 45, sólo el 40 por ciento”, afirmó Bau. La caída de la cantidad de personas activas va de la mano de la adultez, el estrés y los mayores compromisos laborales y familiares.

Según la encuesta de factores de riesgo de la cartera sanitaria nacional, en el Gran Buenos Aires el 55,1 por ciento de las personas tiene un bajo nivel de actividad física.

Cómo incorporar la actividad física a la vida diaria

En la playa lo más recomendable es caminar por lo menos unos 30 minutos diarios por la arena, bordeando el agua; trotar o jugar a la paleta. Participe en las clases de gym, yoga o tai chi que se dan en los balnearios. No se quede sentado más de una hora en la reposera: levántese, métase al mar, juegue con los niños.

Aproveche todo el verano, no sólo los quince dias de vacaciones: anótese en una pileta, consiga un amigo para caminar en días y horarios determinados, haga clases de baile que se dan en los parques, visite museos. Infórmese en internet, busque actividades y ¡muévase!

Las personas sedentarias deben tomar ciertas precauciones antes de comenzar a hacer algún tipo de deporte o actividad física. En principio hay que empezar por un control médico que incluya un electrocardiograma y análisis de rutina. “La persona debe conocer su situación o la actividad puede resultar contraproducente”, detalló Bau.

También es importante que el inicio sea moderado, tanto en adultos como en jóvenes. Lo ideal es iniciar con 25 minutos tres veces por semana y, en simultáneo, cambiar el tipo de alimentación: bajar la cantidad de grasas y aumentar la cantidad de frutas que se ingieren.

Unas semanas después de comenzar a realizar actividad se puede ir subiendo el nivel de exigencias y pasar a media hora, cinco veces por semana. Las actividades más recomendadas son andar en bicicleta, nadar, caminar, correr y patinar.

Los especialistas afirman que una buena forma de comenzar es con pequeñas metas. Por ejemplo, tomarse el colectivo dos paradas más adelante todos los días o subir dos pisos por escaleras y el resto en ascensor en la oficina o en casa.

Coméntenos: ¿Cuál es su pequeña meta de esta semana? ¿Qué cambio le dio buen resultado?

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor