Menu

Colesterol

Sustancia similar a la grasa generada por el organismo y también presente en alimentos de origen animal.

Se combina con las proteínas y forma lipoproteínas; la sangre lo transporta a todos los tejidos y células. Protege los tejidos nerviosos y del cerebro, es precursor de los ácidos biliares y de la vitamina D, forma parte de las membranas de las células y de algunas hormonas. Como componente de la bilis, ayuda a digerir y absorber las grasas.

Además del colesterol que genera el hígado, existe el colesterol dietario. Este último se halla en alimentos de origen animal y no en los del reino vegetal. Los alimentos particularmente ricos en colesterol son yema de huevo, carne, hígado, riñón y otras vísceras, lácteos enteros y frutos de mar (calamar, camarones, cangrejo).

Los problemas de salud asociados con el colesterol en parte se deben a una alimentación rica en grasas de origen animal o saturadas y en colesterol. El exceso se deposita en las paredes internas de las arterias y forma placas o ateromas (aterosclerosis) que interfieren el paso de la sangre, lo cual aumenta el riesgo de problemas circulatorios y cardíacos. Cuando el órgano afectado es el corazón existe riesgo de infarto de miocardio y hasta de muerte. En caso de afección cerebral, puede generar trombosis cerebral.

La nicotina del cigarrillo también facilita el depósito de colesterol en las arterias, en tanto que el factor hereditario es importante ya que marca la tendencia a tener determinados niveles de colesterol en la sangre.

Existen dos tipos de colesterol: el colesterol bueno o HDL y el colesterol malo o LDL. El primero -HDL o lipoproteína de alta densidad- es bueno porque lleva el colesterol a los tejidos que lo necesitan. Por el contrario, el exceso de colesterol malo -LDL o liproteína de baja densidad- se acumula en las arterias.

Tipo de colesterol

Nivel deseable
(en mg/dl)
Límite
(en mg/dl)
Alto riesgo
(en mg/dl)
Total Menos de 200 Entre 200 y 239 240 y más

HDL (o bueno)

Hombres 60 ó más Entre 60 y 40 Menos de 40
Mujeres 60 ó más Entre 60 y 50 Menos de 50
LDL (o malo) Menos de 100-130 Entre 130 y 159 160 y más

 

Para mantener niveles saludables de colesterol sanguíneo es importante hacer una alimentación baja en grasas de origen animal, rica en fibras solubles y en grasas poliinsaturadas (especialmente omega 3) y monoinsaturadas. La actividad física realizada en forma regular también contribuye positivamente.

Entradas relacionadas

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor