Menu

Kiwi

Fruta de cáscara fibrosa de color marrón denombre científico Actinidia chinensis Planch, que se caracteriza por su aspecto velloso. De sabor dulce, su pulpa es verde, con semillas negras.

El kiwi procede de una planta trepadora que recibe su mismo nombre y pertenece a la familia de las Actinidiáceas, que incluye unos 300 árboles y arbustos, muchos de ellos trepadores y ornamentales propios del hemisferio sur. A pesar de su aspecto externo poco atractivo, se trata de un fruto muy sabroso, de interesantes propiedades nutritivas y muy saludable.

Su consumo se recomienda por los efectos benéficos sobre el sistema inmunológico y porque favorece la absorción del hierro. Es preferible consumirlo crudo e inmediatamente después de cortarlo para aprovechar mejor la vitamina C, que se pierde en contacto con el aire. Si se desea incluirlo en preparaciones con gelatina es necesario cocinarlo previamente ya que la enzima que contiene no permite la gelificación.

Origen

La historia del kiwi se remonta miles de años atrás a China, donde crecía en forma silvestre. Fue hace aproximadamente 300 años cuando los chinos empezaron a cultivar esta fruta.
A principios de 1900, la semilla del kiwi fue llevada a Nueva Zelanda y allí se desarrollaron técnicas para producir el kiwi de ahora: un fruto grande y de mejor sabor, que fue rebautizado con este nombre.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el kiwi era una fruta desconocida fuera de Nueva Zelanda. Sin embargo, a mediados de los 40, comenzó a ingresar al mercado mundial como una especialidad gourmet. Eventualmente, fue creciendo la popularidad de los kiwis entre los agricultores y en 1960 comenzaron a cultivarse en California.

Variedades

Algunas de las variedades más importantes son Kaquiara II y MG-6, de agradable sabor y pulpa verde esmeralda y, en España, la variedad Actinidia deliciosa, procedente de la Hayward. Otras variedades menos importantes por el pequeño tamaño de sus frutos son: Monty, Abbot, Bruno, Kramer, Blake, Tomuri y Matua.

Características

Forma: es una baya con forma de elipse y cubierta de una piel repleta de vellosidades.
Tamaño y peso: su tamaño es similar al de un huevo grande y pesa aproximadamente 80 gramos, según la variedad de que se trate (Abbot, Bruno, Monty, Hayward, etc.).
Color: la piel es marrón y está recubierta de pequeños filamentos a modo de pelos y su pulpa tiene un color verde esmeralda y está repleta de pequeñas pepitas de color negro, dispuestas en forma de círculo.
Sabor: tiene un sabor agridulce y muy refrescante.

Cómo elegirlo
A la hora de comprar esta fruta, hay que elegir ejemplares intactos y sin manchas. Se deben descartar los kiwis muy blandos o dañados porque tienen menos sabor o sabores extraños. El tamaño no influye en la calidad del fruto. En un lugar fresco, el kiwi puede conservarse durante mucho tiempo siempre que esté protegido contra la deshidratación, por ejemplo con bolsas de uso alimentario. Si lo conservamos a temperatura ambiente, nos aguanta hasta 15 días; si lo refrigeramos, un mes y si lo congelamos, hasta 6 meses. Si se desea que vayan madurando, se los dejará a temperatura ambiente. La maduración del kiwi es muy lenta, pudiéndose acelerar si los introducimos en bolsas junto con manzanas o peras, que desprenden etileno. De este modo, se obtienen los kiwis en su punto de sazón en cuestión de 8-10 días.

Información nutricional

Contiene hidratos de carbono, fibra y potasio. Es muy rico en vitamina C: un kiwi tiene  igual contenido de vitamina C que una naranja. Posee fitoquímicos como ácido elágico (compuesto fenólico), con poder antioxidante, y luteína (carotenoide).

 

Información nutricional

 

 

Cantidad cada 100g de kiwi

Calorías

61

Hidratos de carbono

14,6

Proteínas (g)

1,1

Grasas

0,5

Fibra (g)

3

Minerales

 

Potasio (mg)

312

Vitaminas

 

C (mg)

92,7

Luteína y zeaxantina (mcg)

122

Calorías por porción: 85.

Curiosidades

La introducción de esta fruta en Nueva Zelanda, tuvo tal éxito que se le asignó el nombre de kiwi, dada su semejanza con el cuerpo de una ave no voladora llamada así y que figura en el emblema nacional. Existen variedades en las que los frutos están desprovistos de vellosidades.

RECETA:
Bicolor de frutas especiadas.
4 porciones.
Ingredientes.
2 rodajas grandes de melón cantalupo, francés o charentais
2 kiwis.
½ vaso de sidra.
1 clavo de olor.
1 rama de canela.
Semillas de cardamomo.
2 tazas de agua.
1 cda. de azúcar morena.

Preparación.
Llevar la sidra y el agua con el clavo de olor, rama de canela, semillas de cardamomo y azúcar a fuego y dejar hervir 10 minutos. Llevar a la heladera y enfriar.
Antes de servir pelar y cortar el melón en cubos. Pelar los kiwis y corarlos en rodajas colocarlos en recipientes individuales y bañar con el almíbar especiado.

Fuentes:
• www.5aldia.org
• www.consumer.es
• USDA

Entradas relacionadas

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor