Menu

Minerales

Grupo de nutrientes esenciales que intervienen en múltiples procesos químicos del cuerpo y forman parte de algunas de sus estructuras. Como las vitaminas, los minerales ayudan a activar o regular una gran cantidad de reacciones químicas que suceden en forma continua: regulan el balance de líquidos, las contracciones musculares, la transmisión de los impulsos nerviosos, la coagulación de la sangre, el mantenimiento de huesos y dientes y la formación de la sangre.

Aunque sólo constituyen un 4 por ciento del peso corporal, los minerales son muy importantes. A diferencia de las vitaminas, son sustancias inorgánicas y no pueden ser destruidas por el calor ni por otros procesos. Algunos ejemplos de su utilización son:

* El hierro es parte de la hemoglobina (sustancia que transporta oxígeno en los glóbulos rojos).
* El iodo es parte de la hormona tiroidea.
* El cobalto es parte de la vitamina B12.

Los minerales son también “cofactores” de enzimas que controlan las reacciones corporales: se unen a una partes específicas de las proteínas y permiten que ellas cumplan su función.


Cómo se clasifican

Son aproximadamente veinte los principales minerales que cumplen un rol importante en el organismo. Hasta los que se necesitan en cantidades mínimas tienen influencia en el mantenimiento de la salud. Se clasifican en:

* Macrominerales, los que se necesitan en mayor cantidad, como calcio, fósforo, potasio y magnesio, azufre, sodio y cloro. La recomendación diaria de cada uno supera los 250mg por día.
* Microminerales o minerales traza, necesarios en cantidades mínimas, como hierro, zinc, cobre, iodo, flúor, cromo, cobalto, selenio, manganeso y molibdeno. La recomendación diaria de cada uno es menor que 20mg por día.
Existen otros minerales traza, también llamados ultraoligolementos, sobre los cuales no se conoce aún a ciencia cierta los efectos y necesidades para el ser humano. Algunos son arsénico, boro, cadmio, níquel, titanio y vanadio.

Su absorción

Si bien los alimentos aportan gran cantidad de minerales, en el organismo es variable la capacidad de absorberlos y utilizarlos. Existen diferentes factores que afectan esta “biodisponibilidad” de los minerales: la espinaca, por ejemplo, contiene gran cantidad de calcio pero también aporta ácido oxálico, que limita la absorción del mineral a sólo un cinco por ciento. En general, los minerales que provienen de alimentos de origen animal se absorben mejor que aquellos aportados por vegetales, porque no poseen fibra ni otros inhibidores de la absorción. El contenido mineral del suelo donde crecen los vegetales influye en la concentración que éstos poseen.

Algunos minerales tienen características similares y así “compiten” para ser absorbidos, por lo que podrían afectar la biodisponibilidad de uno u otro. El exceso de un mineral puede afectar el metabolismo y la absorción de otro, como sucede entre el zinc y el cobre. Por eso no se deben utilizar suplementos de minerales a menos que exista una deficiencia dietaria o una condición que lo requiera. No sucede lo mismo con los alimentos, por lo cual es preferible cubrir las recomendaciones diarias a través de las fuentes alimentarias.

Además de actuar directamente en el organismo, los minerales y las vitaminas interactúan entre sí: la vitamina C, por ejemplo, ayuda a absorber el hierro, en tanto que la vitamina D hace lo propio con el calcio.

Algunos mitos sobre vitaminas y minerales

* Los suplementos de vitaminas y minerales pueden compensar la carencia de alimentos. Falso: si bien los suplementos hacen algún aporte a la alimentación, ninguno puede reemplazar todos los componentes y beneficios que brindan los alimentos.

Las vitaminas proveen energía extra. Falso: de todos los nutrientes, sólo los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas aportan calorías. Pero las vitaminas del complejo B ayudan a las células del cuerpo a producir energía a partir de los nutrientes arriba mencionados, lo que no quiere decir que aporten calorías.

Las personas que están bajo gran estrés emocional necesitan más vitaminas. Falso: el estrés emocional no incrementa las necesidades nutricionales. Cualquier referencia que promueva el consumo de suplementos para aliviar el estrés es errónea.

Tomar suplementos de calcio es la única manera de prevenir la osteoporosis. Falso: como son muchos los factores que contribuyen a la aparición de esta enfermedad, tomar únicamente suplementos de calcio no la previene.

Las personas que fuman o beben alcohol en exceso pueden protegerse de sus efectos negativos mediante la ingesta de vitaminas. Falso: tomar suplementos no protege contra los efectos adversos que produce el abuso de tabaco y/o el alcohol. Sin embargo, los fumadores poseen un requerimiento mayor de vitamina C, que puede cubrirse consumiendo a diario alimentos que la contengan.

Entradas relacionadas

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor