Menu

Pera

Descripción

La pera consumida más comúnmente en nuestro país es el fruto del Pyrus Communis, una de las 30 especies de árbol caducifolio que crece en zonas templadas y que es originario de Europa central.

Es una fruta de color amarillo rosáceo con forma de gota y una unidad mediana pesa entre 150 y 170 gramos.

En la clasificación de las frutas, la Pera pertenece a las Rosáceas junto a la manzana, el níspero, el membrillo, la ciruela, la fresa y la mora. 

Análisis nutricional

La composición química indica que la pera es fuente de agua, componente necesario para el normal funcionamiento del organismo: en ella se llevan a cabo todos los procesos enzimáticos, interviene en la digestión, absorción, circulación y excreción, por estar presente en todos los tejidos y órganos.

La Pera, como la mayor parte de las frutas, aporta Fibra (constituida por polisacáridos no digeribles clasificados en Solubles o Insolubles, dependiendo de su solubilidad en agua).

En la Pera son las pectinas las que se encuentran en mayor cantidad, que pertenecen al grupo de las fibras solubles y tienen la propiedad de formar geles por captación de agua en el intestino, enlenteciendo además el vaciamiento gástrico. Esta propiedad ayuda también a enlentecer la absorción de nutrientes como la glucosa, siendo beneficioso para personas con Diabetes por disminuir el Índice Glucémico del alimento en cuestión. 

En la cáscara se puede encontrar celulosa, que es fibra insoluble por lo cual no se disuelve en agua. Este tipo de fibra tiene el principal beneficio de aumentar el volumen de las heces y disminuir el tiempo de tránsito intestinal. 

 

Kcal

HC (g)

Prot (g)

Líp (g)

Na (mg)

K

(mg)

Ca

(mg)

P

(mg)

Fe

(mg)

B1

(mg)

B2

(mg)

B3

(mg)

VitC

(mg)

x100g

70

15,8

0,7

0,4

2

129

8

10

0,19

0,06

0,07

0,2

3

Fuente: Argenfoods 

Propiedades

La pera contiene betacarotenos. Estos son sustancias vegetales fisiológicamente activas, responsables de los caracteres organolépticos (conjunto de descripciones de las características físicas de las plantas o frutos).

Los betacarotenos son un pigmento del grupo de los carotenoides, que pueden ser convertido por el organismo en Vitamina A.

Además tienen función antioxidante, es decir que poseen propiedades protectoras para la salud y pueden prevenir enfermedades.

Los datos presentados en las tablas de composición química de macronutrientes y micronutrientes indican que la pera no es un alimento funcional, dado que un alimento funcional se define como aquel que presenta un componente que afecta específica y positivamente una o varias funciones del organismo y promueve un efecto fisiológico que va mas allá de su valor nutritivo tradicional.

La pera es un alimento sano y beneficioso para la salud, pero no contiene ningún componente que lo destaque en alguna función fisiológica sobre otros alimentos. 

Historia
Las peras son una de las frutas más antiguas del mundo. En el año 5,000 A.C., Feng Li, un diplomático chino, abandonó sus responsabilidades cuando se dedico al injerto de duraznos, almendras, caquis, peras y manzanas como una aventura comercial. En la Odisea, el poeta griego laureado, Homero, alaba a las peras como un “Obsequio de los dioses.”

Gracias a su versatilidad y su larga vida en almacenamiento, las peras fueron una mercancía muy valiosa y deseada entre las rutas mercantiles del mundo antiguo. Evidente en las obras de los maestros del Renacimiento, las peras han sido una musa elegante de naturaleza quieta para los artistas.

Algunos de los primeros colonizadores trajeron los primeros árboles de pera a los asentamientos de América del Este donde prosperaban hasta que plagas de cosecha resultaron ser demasiado graves para mantener un cultivo extenso. Afortunadamente, los árboles de pera traídos al oeste de Oregón y a Washington por pioneros en el 1800 crecían en las condiciones agrícolas únicas encontradas en el noroeste del pacifico.

Las variedades de pera del noroeste de hoy son iguales o similares a aquellas que fueron cultivadas primero en Francia y Bélgica donde fueron valoradas para su delicado sabor, textura cremosa y una vida de almacenamiento larga.

     
Cultivo

Para el cultivo del Peral se requieren temperaturas cálidas, con un ambiente soleado y protegido. Al momento de la floración es especialmente sensible a vientos, sequías y humedad prolongada. El suelo adecuado para el cultivo de la Pera es fresco y sano, aunque se adapta al suelo arenoso también. No son aptos suelos áridos y secos para este cultivo. Se deben tener en cuenta las características del suelo en el que se instalará el cultivo, ya que el crecimiento del Peral en suelos arenosos y áridos otorga frutos de sabor y calidad inferior.

El abono se realiza con Estiércol, Fósforo y Potasio y el momento ideal para el cultivo es entre la segunda quincena de Junio y la primera de Julio. 

Producción, sistema de comercialización y cadena productiva

A nivel macroeconómico, la demanda mundial de pera fresca es liderada por Rusia, con el 25% del volumen total, seguida por Alemania que participa con el 12%. La variedad con mayor demanda a nivel mundial es la William´s, seguida de la Packham´s Triumph.

China es el principal productor mundial, abarcando el 60% de la oferta.

Argentina es el principal exportador del hemisferio sur con el 20% del mercado, dado el alto reconocimiento internacional de la variedad William´s, que ingresa en contraestación a la Unión Europea.

Del Alto Valle rionegrino sale el 85% de las 500.000 toneladas anuales que produce la Argentina. El 60% de la producción de peras frescas se exporta.

De todas maneras, tanto la producción como las importaciones están muy concentradas en el hemisferio norte.

En promedio, 11% de la producción mundial de pera se industrializa; el principal destino son las conservas, seguido por la elaboración de jugos concentrados. Australia y Sudáfrica procesan el 40% de su producción.

Según un ranking de competitividad publicado en World Pear Review, la Argentina ocupa el 6º lugar en pera fresca, principalmente por el nivel de infraestructura e insumos con que cuenta la región del Valle. Se ubica detrás de N. Zelanda, EE.UU., Chile, Sudáfrica y Bélgica.  

Almacenamiento y transporte

El almacenamiento suele realizarse en cámaras frigoríficas comunes o cámaras con atmósfera modificada, para retardar la maduración y promover una mayor vida útil del fruto. Se suele utilizar para almacenar cosechas que saldrán a distribución en contraestación, con un precio más elevado. En estas cámaras se controla la composición de gases dentro de la misma, de manera de retardar la producción de Etileno (gas producido por las frutas en su respiración post-cosecha), que permite que la fruta madure y cumpla su ciclo normal de vida útil.

El transporte debe realizarse en camiones con control de temperaturas y acompañado de alimentos del mismo tipo, para evitar la contaminación cruzada. 

Envasado
El contenido de cada envase debe ser homogéneo y compuesto únicamente por frutos del mismo origen, variedad, calidad y grado de madurez.
No se admite enmascarar el contenido del empaque con un fruto visible en buen estado, con un total de frutos que no se ven, en mal estado. La parte visible del empaque debe ser representativa del conjunto.
Los frutos deben acondicionarse de manera que se asegure una protección conveniente del producto.

Los materiales utilizados en el interior de los envases y especialmente los papeles, deben ser nuevos, limpios y fabricados con materiales que no puedan causar a los frutos alteraciones externas o internas. Si llevaran menciones impresas, éstas figurarán sobre la cara externa de forma tal que no se encuentren en contacto con los frutos. Las tintas no serán tóxicas.
Los envases estarán exentos de cualquier cuerpo extraño y se presentarán limpios y en perfectas condiciones higiénico-sanitarias.

El etiquetado se realizará  de acuerdo a la clasificación del fruto en función de su calidad. 

Receta:

FLAN DE PERAS 

Ingredientes

¾ taza de azúcar común

1 lata de peras

1 lata de leche condensada

1 pote de queso crema

½ cucharadita de esencia de vainilla

5 huevos grandes

Modo de preparación

Precalentar el horno a 250 C°. Colocar el azúcar en una olla pequeña de fondo grueso. Cocinar sobre el fuego medio-alto, revolviendo constantemente de 3 a 4 minutos o hasta que el azúcar se disuelva y adquiera el color del caramelo. Rápidamente verter el caramelo en 8 flaneras individuales o en una grande. Colocar el contenido de la lata de peras, la leche condensada, el queso crema y el extracto de vainilla en la licuadora o procesador de alimentos.

Tapar y licuar hasta obtener una mezcla homogénea. Añadir los huevos y licuar hasta obtener una mezcla uniforme.

Verter en los moldecitos preparados. Dividir las flaneras entre dos fuentes para horno. Llenar las fuentes con Agua caliente hasta alcanzar una profundidad.

Hornear durante 35 a 45 minutos o hasta que insertando un cuchillo en el centro de cada flan éste salga limpio.

Quitarlos del baño de María y dejar enfriar sobre una rejilla de alambre por 30 minutos. Enfriar en la heladera por varias horas. Una vez fríos pasar una espátula pequeña alrededor del borde de los moldecito y agitar delicadamente para desprenderlos. Servir con un copete de crema de leche o ricotta batida con azúcar.

Bibliografía:

-Página de Argenfoods: http://www.unlu.edu.ar/~argenfood/

-Página del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria: www.inta.gov.ar

-Página de 5 al día: http://www.5aldia.org

– Página de Fruticultura Sur; http://www.fruticulturasur.com.ar

-Trabajos Prácticos de Nutrición I, Producción y Economía, Técnica Dietética II.

Entradas relacionadas

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor