Menu

¿Diez mil calorías en una fiesta? Créase o no…

En las Fiestas muchos comen lo mismo que en cinco días. Cómo elegir los alimentos para moderarse y disfrutar de estos días sin culpas. Consulte la tabla de calorías y créditos. Equivalencias de la mesa dulce.

Para muchas personas, el 24 y el 31 son de esos días del año en que todo está permitido a la hora de sentarse a la mesa. Y así, al cabo de cada comilona de Navidad o Año Nuevo, se pueden llegar a consumir unas 10.000 calorías -el equivalente a unos cinco días de dieta normal- y pesar entre 2 y 4 kilos más en la balanza, una parte por lo que se comió y se tomó y otra por los hidratos de carbono y la sal, que retienen líquidos.

La comprobación

La cuenta es sencilla si se recuerda que una porción de lechón suma 750 calorías, una ensalada waldorf abundante tiene casi 800 calorías, una barra tipo mantecol aporta 530 y una rodaja de pan dulce suma 400, sin contar con que por cada copa de champagne hay que sumar 130 calorías, y la mitad cuando se bebe sidra o cerveza. Pero dado que cerveza y sidra se toma generalmente en mayor cantidad que vino y champagne, se compensa el valor total…

Los efectos de estos excesos no solamente engordan: las consultas por dolor abdominal son más frecuentes durante los días de fiesta. Además, los excesos en la comida y bebida, dormir poco y cambiar el ritmo habitual de vida son más riesgosos entre personas mayores de 60 años o con enfermedades como diabetes e hipertensión. Esto, para no hablar de las intoxicaciones con alcohol, que en estos días superan la ampliamente la media.

De todos modos, nadie tiene sobrepeso únicamente por comer y tomar de más en las Fiestas… En realidad, hay 96 días del año en que es más fácil seguir un plan de alimentación saludable: los lunes y los martes (o los martes y los miércoles, si el lunes fue feriado), porque se siente culpa por los desarreglos del resto de la semana. Y lo cierto es que para lucir una silueta más delgada o sentirse más ágil, se debe pagar un precio, como ocurre con todas las cosas que valen la pena. Tentaciones hay todo el tiempo, pero eso no quiere decir que uno siempre deba ceder a ellas…

¿Es posible cuidarse en las Fiestas?

Es perfectamente posible planificar las celebraciones de una manera distinta, sin centrar todo en el atracón. Pescado, palitos de mar, ensaladas con verduras poco convencionales y frutas, palmitos, camarones, peras al natural, helado de agua, son sólo algunas de las muchísimas opciones ricas que no nos harán arrepentirnos al día siguiente.

Comer despacio, en bocados pequeños, ayuda a evitar una comilona. Si la mesa es libre no pierda de vista el tamaño de las porciones: sírvase en un plato un poco de cada comida que le guste y siéntese a comerlo alejado de la mesa. ¡Recuerde que no será la última vez que coma!

En estas ocasiones, bailar ayudará mucho. Conviene proponer el baile seleccionando de antemano música divertida para que todos se integren. Muévase y beba mucho líquido, especialmente gaseosas light o bebidas con abundante hielo. Es importante no tomar alcohol sin comer, porque con el estómago vacío la bebida marea fácilmente y es capaz de diluir cualquier decisión racional.

Por último, habrá quienes pretenderán seguir al pie de la letra su dieta en estos días. En realidad, lo mejor es no ser estrictos, saber que simplemente con lograr mantenerse, los objetivos estarán más que cumplidos. Y no se largue a anunciar con bombos y platillos que no piensa comer nada porque nunca faltará quien tenderá a boicotear el propósito…

Los familiares y amigos que quieran ayudar al ser querido que está en plan de bajar de peso, ¡atención!. No insistan en que pruebe algo, “aunque sea sólo un poquito”. No son momentos fáciles, y cualquier incitación podría influir para bajar la guardia.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor