Menu

Disfrute del sol y cuide su piel

Sea prudente al exponerse. Tome recaudos para evitar los efectos nocivos de los rayos ultravioleta.

El sol estimula el metabolismo y así permite formar vitamina D, responsable de que el calcio se absorba mejor y se fije en los huesos. Pero es también el principal causante de problemas cutáneos como quemaduras solares, manchas, arrugas, envejecimiento prematuro de la piel, resecamiento y engrosamiento, daños en los ojos y hasta cáncer de piel. Por eso es importante la protección contra los efectos del sol durante todo el año y muy especialmente en verano.

Hace tiempo que está absolutamente demostrada la incidencia negativa de la radiación solar sobre la piel, que se va acumulando día tras día, año a año. Esa radiación, compuesta por rayos ultravioleta, invisibles, nos llega incluso en días nublados y poco luminosos.

Se conocen tres tipos de rayos ultravioleta (UV). Los rayos UVA penetran profundamente en la piel y afectan las capas de colágeno y elastina, responsables de la suavidad y la elasticidad cutánea; causan envejecimiento de la piel y pueden generar cáncer. Los UVB producen enrojecimiento, quemaduras y predisposición al cáncer de piel; en tanto que los UVC, son filtrados por la capa de ozono de la atmósfera.

La clave en la relación con el sol es tenerle respeto, ser prudente con los horarios y protegerse. Hay gran variedad de productos que ayudan a cuidarse del sol, llamados protectores o bloqueadores, según las sustancias que contengan. Estos productos de uso externo contienen sustancias físicas y/o químicas que actúan como barrera de las radiaciones solares. Constituyen una defensa de primera línea, siempre que reúnan las condiciones necesarias de eficacia, seguridad y calidad. Se clasifican según el factor de protección solar (FPS), que identifica la protección ofrecida contra los rayos UV, acorde al tipo de piel: a mayor número de FPS, mayor protección.

Cuanto más clara es la piel, más alto debe ser el FPS a utilizar. Los dermatólogos recomiendan nunca bajar de factor 15; usar factor 45 para las pieles tipo 1 (colorada o blanca que nunca se broncea) y tipo 2 (blanca que toma color). Para las tipo 3 (pieles que se broncean bien) se indican factores entre 20 y 40, en tanto que a las tipo 4 (pieles mediterráneas de pelo oscuro) les corresponde factor de 15 a 20. Es mejor elegir productos con fórmulas resistentes al agua, que conservan la fotoprotección después de una inmersión no muy prolongada. De todos modos, hay que renovar la aplicación de cualquier protector después de nadar o hacer deporte, secarse con toalla, sudoración intensa, o más de dos horas de exposición al sol.

Al sol, con seguridad

¿Cómo disfrutar del sol con la tranquilidad de obtener sólo sus efectos benéficos? Hoy más que nunca siga las indicaciones que dan los expertos:

* Tome sol sólo antes de las 10 y después de las 16. Guíese por la altura de su sombra: si es más corta que su cuerpo no es momento de estar al sol.

* Póngase ropa clara, lleve sombrero que cubra las orejas, y anteojos de sol.

* Use protector solar con un FPS 15 como mínimo; lo ideal es que un dermatólogo le indique el factor adecuado para su tipo de piel. Uselo inclusive los días nublados. Aplíquelo 20 minutos antes de la exposición al sol y renuévelo cada dos horas. Elija marcas conocidas y responsables.

* Aplique mayor cantidad de protector en las zonas más sensibles. No olvide las partes calvas de la cabeza, orejas, cuello, nariz, empeines de pies y manos.

* Use protector labial.

* Si tiene piel excesivamente blanca use un filtro total.

* Descarte los aceites bronceadores: impiden la correcta oxigenación de la piel.

* No utilice preparados caseros: pueden ocasionar quemaduras serias.

* No se haga trampa: no intente tomar color en un día o dos. Recién después de las primeras 72 horas de sol moderado se logra pigmentación y engrosamiento de la piel, defensas naturales del organismo.

* Siga usando protector solar aunque ya haya conseguido color en la piel.
Los rayos ultravioleta siguen actuando.

* Después del sol, dúchese y colóquese crema hidratante en la piel y el cabello.

* Recuerde que la arena, el agua y la nieve potencian la acción de los rayos solares. Sea prudente y no esté todo el día al sol aunque use protector alto.

* No exponga al sol directo a los menores de un año. Colóqueles pantalla solar aunque los mantenga bajo la sombrilla.

* Cuando los chicos pequeños van a la colonia, compruebe que realmente los docentes a cargo les coloquen el protector solar. Para mayor seguridad, hágalo usted antes de que salgan de casa.

* Comparta esta información con los adolescentes: antes de los 18 años las personas toman el 80 por ciento del sol de toda su vida.

* Recuerde que todos necesitamos protegernos del sol, y más aún quienes por su trabajo estén más expuestos a él.

* Las camas solares pueden ser peligrosas ya que emiten radiación UV de iguales características que los rayos solares.

* Algunos medicamentos, como los anticonceptivos o antiinflamatorios, pueden aumentar la sensibilidad al sol.

Conviene hacer una visita por año al dermatólogo, antes de las vacaciones, en especial cuando hay lunares. Si los lunares cambian de color o aparecen manchas o lesiones que pican, se debe consultar de inmediato.

Cuidados para la piel

No todos tenemos el mismo color de piel. Por tal motivo, le brindamos qué factor de protección solar debería usar cada persona, de acuerdo a su tipo de piel.

Tipo 1. Colorada o blanca que nunca se broncea     Factor de protección solar (FPS) 45
Tipo 2. Blanca que toma color                                     Factor de protección solar (FPS) 45
Tipo 3. Que se broncean bien                                      Factor de protección solar (FPS) entre 20 y 40
Tipo 4. Mediterráneas de pelo oscuro                        Factor de protección solar (FPS) entre 15 y 20

 

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor