Menu

¿Kilos extra? ¡Que no le impidan vestirse bien!

Tener talle XL no es un problema para lucir ropa con onda, estar a la moda, gustarse y gustar a otros. La clave es elegir las prendas y los accesorios apropiados.

Ya es hora de que deje de castigarse por llevar esos kilos de más. ¿O acaso preferiría tener los problemas de otras personas en vez de los de usted? ¿Nunca observó cómo los hombres miran sorprendidos a una mujer rellena pero sensual? El atractivo se halla en la forma en que lucimos lo que tenemos (y disimulamos lo que nos sobra o falta). Para eso hace falta un cambio de mentalidad, decidirse a empezar un nuevo ciclo, y probar sugerencias prácticas en el guardarropa. No los deje para otro día: ¡empiece ya!.

La moda también es para usted

Tener talle XL, es decir, unos cuantos kilos de más, puede ser a veces un verdadero desafío desde el cuerpo, las emociones y la vida social. Sumado a esto, es cierto que las opciones de vestimenta con onda son acotadas (¿los fabricantes creen que las mujeres con kilos de más no desean vestirse bien?).

Lo primero es no dejarse vencer por estos obstáculos. No es necesario ser un palo de escoba para llamar la atención y gustarle a las personas. Con algunas ideas y algo de imaginación se puede lograr un buen estilo según su edad, tamaño, forma, actividad y presupuesto. Vaya punto por punto y decídase a sentirse bien vestida.

Punto por punto

* Reconozca su talle actual.

Hay que empezar por saber adónde está parada. Para muchas es realmente el gran problema que las detiene. ¿Diversas razones han hecho que usted esté más gorda de lo que desea o necesita? Sí, es cierto. Y posiblemente usted esté en camino para resolverlo, o todavía no. Pero mientras tanto, lo mejor es ver la imagen real.

Si quiere lograr estilo y elegancia no se haga trampas. Evitar las balanzas, los espejos de cuerpo entero y las fotos, no salir de compras para no conocer su talle, pensar que con un buen corte de pelo o las uñas esculpidas nadie notará su sobrepeso, son técnicas para autoengañarse, que en ningún caso van a conducir a algo positivo.

Si usted estuviera endeudada y quisiera salir de esa situación, lo primero que debería hacer es conocer la cantidad total de su deuda para poder armar un plan de pago. Puede ser que los números no sean agradables, pero son sin dudas un punto de partida. Ocurre lo mismo con el sobrepeso.

Cuando conozca su peso y tu talle actuales podrá comenzar a comprar prendas que se ajusten armoniosamente a su cuerpo.

* Saque de su placard las prendas que ya no use.

Vaya a su armario y retire todas las prendas que no vayan con su cuerpo actual. Están ocupando un valioso espacio. Si tiene algunas que quiera conservar para cuando baje de peso, guárdelas en otro placard o en una caja debajo de la cama. Las únicas prendas que deben quedar en el guardarropas a partir de ahora son las que le queden bien.

* Dése permiso para comprar nuevas prendas.

¿Cree que no merece ropa nueva porque está excedida de peso? ¿Ponerse túnicas gigantescas es una especie de castigo autoimpuesto por no haber cumplido la dieta?

Si la respuesta a sí, usted no está siendo amable con usted misma. Se está enfocando en sus menos antes que en sus más. Cuando deje de inculparse y se haga una caricia (cuando compre prendas que la hagan sentir mejor), podrá destinar su energía a perseguir con más determinación sus objetivos.

* Destaque lo positivo.

Haga la lista de aquello que le gusta de su cuerpo actual. No vale que diga “nada”: todos tenemos algo único y hermoso. Tal vez sea el pelo siempre brillante, su risa contagiosa, sus ojos, sus pies o esa piel de porcelana. Lo que sea. Así podrá acentuarlo con colores, estilos y formas.

* Esconda lo negativo.

¿Tiene caderas anchas? ¿Siente fláccida la piel de sus brazos? ¿Su panza es prominente? Entonces es conveniente minimizar esta áreas con colores y formas disimuladores. No se ponga un vestido amplio porque no le gusta su cola. En cambio, busque un estilo que minimice su cola destaque su cuello largo, por ejemplo.

* Disfrute de su nuevo estilo.

Una vez que encuentre el estilo que mejor vaya con su figura, compre ropa en esa línea. Si, por ejemplo, descubre que un top cruzado la favorece, use también un vestido o una chaqueta cruzados. Aproveche lo que funciona y no use lo que no va bien con usted.

* Los accesorios, fundamentales.

Cuando descubra las prendas básicas que afinen su cuerpo, con los accesorios podrá darse un toque personal. Por ejemplo, un pantalón negro discreto que disimule las caderas puede avivarse con collares, bolsos, brazaletes o zapatos que estilicen la hagan sentir a gusto y con gracia.

* A la moda.

De aquello que marca la moda, adopte sólo lo que le guste y le quede bien a usted. No todo va para todas, ni siquiera para las flacas. Elija aros, vinchas, estampados, chales e incorpórelos a su guardarropas. No deben ser necesariamente costosos, pero sí actuales y, sobre todo, gustarles a usted. Esto servirá para mantener actualizado su placard, mostrará a los demás que usted disfruta del vestir, y la hará sentirse más incluida, más allá de su tamaño.

Tener tamaño XL no implica resignarse a esconderse cuando sacan una foto, no salir de casa, o vestirse a disgusto. Hay muchas opciones para los amantes de la moda de todos los talles y las formas. Si no encuentra algo que le guste en los negocios, recurra a Internet.

Descubra y disfrute de los beneficios de lucir una imagen elegante y refinada. Las personas la tratarán de la misma manera en que usted se trata a usted misma. Si cree que no merece cosas buenas, entonces los demás pensarán lo mismo de usted.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor