Menu

Los cuidados en la ruta

Sea precavido en el viaje. Llegue bien a destino y disfrute a pleno.

¿Quiere ganar tiempo? ¿No ve la hora de estar disfrutando de sus días libres? Que no sea a costa de conducir de noche, cansado o demasiado rápido. Antes de salir a la ruta tome los recaudos necesarios y descanse lo suficiente para estar con todas sus luces encendidas.

Es fundamental tener todos los detalles bajo control y ser precavido:

* Realice un completo chequeo de su vehículo, asegurándose del buen estado de funcionamiento especialmente de frenos, dirección, luces y estado de las cubiertas.

* ¿Cuántos son dentro del auto? No lleve más personas que la cantidad de cinturones de seguridad que tiene su auto. Todos deben colocarse uno.

* ¿Los más chicos tienen sus butacas instaladas? Si son menores de cuatro años es importantísimo para sus cuerpitos que viajen en ellas, y ajustados con el cinturón de seguridad.

* “Tiene un mensaje nuevo”. Si está manejando y suena su celular, no conteste. ¡Desenchúfese! Mientras se habla por teléfono, aunque sea con “manos libres”, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula adelante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, según el conductor. Dedique toda su atención al camino y cuando llegue dígales a todos que ya está disfrutando de las vacaciones. En vez de “manos libres”, instale la “mente libre” para conducir.

* ¿Va a almorzar en la ruta o antes de salir? Si usted maneja, coma liviano y tome agua o gaseosa. Evite completamente las bebidas alcohólicas. Aunque no lo note, un sólo vaso de vino embota los sentidos, altera la percepción y disminuye la capacidad de atención. Se alargan los tiempos de reacción; las respuestas y maniobras se hacen más lentas y torpes. El alcohol afecta la visión, en especial, la periférica (hacia los costados); se hace más lenta la adaptación a los cambios de luz (por ejemplo, en caso de encandilamiento), y se perciben con dificultad los tonos rojos (tardan en reconocerse las luces rojas del semáforo, las luces de posición y las de freno). Recuerde que ni agua ni café ni otros estimulantes anulan sus efectos.

* ¿Qué problema hay en tardar media hora más? Tenga presente que a mayor velocidad, mayor es el tiempo y la distancia que necesita para detener su vehículo y más graves las consecuencias ante cualquier falla mecánica, como el reventón de un neumático, la mala maniobra de otro conductor o cualquier otro imprevisto.No conviene sobrepasar los 100 km/hora, ni siquiera donde esta permitido. La velocidad segura es la que le permite al conductor tener siempre el dominio total de su vehículo y no entorpecer la circulación. Si usted acelera más de la cuenta porque un ansioso se le pega atrás y lo acosa con luces… en lugar de un ansioso al volante, ¡habrá dos!

* Si está manejando, no fume. El cigarrillo o sus cenizas pueden ser la causa de graves accidentes. Además de ocupar las manos del conductor, el humo en el auto puede producir embotamiento y somnolencia, además de irritar los ojos del conductor y de disminuir la capacidad visual del fumador crónico. Fumar también es riesgoso cuando, por ejemplo, una ceniza encendida vuela en el interior del vehículo, quema al conductor o acompañantes y genera así una distracción que puede desencadenar un accidente.

* Comience las vacaciones desde que sale de su casa: maneje con calma. No reaccione ante los violentos que aparezcan en el camino, no provoque ni compita con otros conductores. No tome las acciones de otros como algo personal; ponga distancia.

* Si no hay posibilidades de alternar la conducción con otra persona, tómese un descanso de diez minutos cada dos horas, y haga breves ejercicios de estiramiento y relajación. Mueva sus ojos; no fije la vista en el camino. Mire el paisaje de los costados, a derecha e izquierda. Deténgase y descanse ante los primeros signos de somnolencia: bostezos, dificultad para enfocar la mirada, pensamientos confusos, problemas para mantener la dirección.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor