Menu

Prevenga accidentes con el agua

Si en estas vacaciones opta por disfrutar del mar, ríos o lagos las precauciones nunca están de más: muchas veces se generan accidentes por exceso de confianza, imprudencia o por desoír las advertencias recibidas. Cuídese y enseñe a sus hijos a prevenir complicaciones y accidentes:

* Báñese en playas que estén habilitadas y cuenten con guardavidas. Hacerlo donde no conocemos las corrientes, el tipo de fondo (si hay ramas o piedras), la profundidad del agua, o la presencia o no de remolinos, es un riesgo innecesario. Nunca se tire de cabeza al agua sin comprobar el fondo y la profundidad. Es mejor estar acompañado para que puedan ayudarlo en algún contratiempo, como un calambre, por ejemplo.

* Respete las indicaciones de los guardavidas. A primera hora de la mañana chequean las condiciones del mar o río y colocan banderas para informar sobre el estado de las aguas y las precauciones que se deben tomar. No les reste importancia.

Siga las advertencias de las banderas, los carteles y las indicaciones de los socorristas. Las banderas de las playas indican la peligrosidad del mar: la bandera roja y negra indica mar peligroso, la bandera amarilla y negra señala mar dudoso, y la bandera celeste indica mar bueno.

* No abra los ojos debajo del agua ni la trague: evitará infecciones en ojos, oídos y enfermedades gastrointestinales.

* Espere dos horas antes de meterse al agua después de comer. Si la comida fue abundante o pesada aumente el tiempo a tres horas ya que tarda más el proceso de digestión.

* No mezcle alcohol y natación. El alcohol altera el juicio, equilibrio y coordinación, así como la habilidad para nadar y bucear, y reduce la capacidad del cuerpo para mantener el calor.

* Evite entrar bruscamente en el agua, sobre todo después de comer, hacer ejercicio físico intenso o estar largo rato bajo el sol fuerte. Salga del agua si nota síntomas extraños como escalofríos persistentes, mareo, fatiga, dolor de cabeza, calambres, picazón.

* Si padece enfermedades cardíacas no se sumerja en aguas frías y nunca después de una exposición prolongada al sol o ejercicio físico intenso. Si decide meterse en agua fría hágalo muy lentamente para adaptarse a la temperatura del agua. Salga del agua si nota alguno de los síntomas descriptos más arriba.

* Vigile constantemente a los niños, tanto porque puedan perderse como porque son mas inconscientes del peligro y pueden sufrir resbalones al correr, picaduras de animales, etc.

* Use calzado adecuado para caminar en la playa o andar en lugares con piedra. Si lo hace descalzo corre el riesgo de quemarse con la arena o de sufrir heridas con rocas u objetos cortantes.

* Lleve sombrero o gorro, protéjase correctamente del sol con protectores de buena calidad, con filtro adecuado. Ver Disfrute del sol y cuide su piel.

* Si prefiere piletas, observe que se vean limpias y bien cuidadas, con niveles equilibrados de cloro. Antes de entrar en el agua haga que los niños vayan al baño y se duchan antes y después de la piscina. Después de la ducha se deben secar bien las zonas de pliegues y entre los dedos para evitar la aparición de hongos.

* No intente salvar a alguien que se está ahogando o que ha sufrido un percance si no está totalmente seguro de que lo podrá hacer y salir ambos con vida. Siempre que sea posible es mejor que ate una cuerda a algo que flote y se la arroje para que se agarre, y que busque rápidamente ayuda.

* Si va a utilizar motos acuáticas, tablas de surf o embarcaciones hágalo en las zonas reservadas a tal propósito y respete las zonas de baño, al igual que los bañistas deben tener cuidado de no invadir las zonas destinadas a deportes acuáticos.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor