Menu

¿Qué es la resistencia a la insulina?

Sucede cuando el cuerpo tiene problemas para responder a la hormona llamada insulina. Con el tiempo los niveles de azúcar en sangre suben más de lo normal. La insulinorresistencia aumenta las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

La resistencia a la insulina -o insulinorresistencia- es una condición que aumenta las probabilidades que tiene una persona de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. El cuerpo tiene problemas para responder a la hormona llamada insulina y, con el paso del tiempo, los niveles de glucosa (azúcar) en sangre suben más de lo normal.

Si la persona reduce la cantidad de calorías, agrega actividad física a su rutina diaria y baja de peso puede dar marcha atrás a la resistencia a la insulina y reducir las posibilidades de padecer de diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

¿Cuál es la función de la insulina?

La insulina ayuda al cuerpo a utilizar la glucosa y transformarla en energía. Es una hormona, uno de los químicos que el organismo fabrica para participar o regular sus propios procesos. La insulina es producida por el páncreas, un órgano localizado debajo de la parte inferior del estómago.

Generalmente el páncreas produce sólo la cantidad necesaria de insulina para ajustarse a la cantidad de alimentos que comemos. La insulina actúa como el portero de entrada a las células. La comida llega a la puerta de la célula en forma de glucosa en sangre. Cuando la insulina está trabajando bien, abre la puerta, igual que un portero. Entonces, la glucosa entra a la célula, donde se transforma en energía.

Cuando el cuerpo padece de resistencia a la insulina, las células no responden a esta hormona sino que se resisten a recibir órdenes de ella, y la insulina no puede hacer su trabajo: la glucosa llega a la puerta de la célula pero la insulina no puede trabajar eficazmente y la puerta que lleva a la célula no se abre.

El páncreas trata de normalizar los niveles de glucosa en sangre mediante la producción de más insulina. Al principio, la insulina extra ayuda. Pero después de un tiempo ni siquiera la insulina extra puede abrir las puertas de las células, y la glucosa en sangre puede aumentar. Si el nivel de glucosa está alto puede ser que la persona tenga prediabetes o, incluso, diabetes.

¿Por qué una persona puede tener resistencia a la insulina?

Una persona aumenta las probabilidades de tener resistencia a la insulina si:
* Tiene sobrepeso.
* No hace actividad física.
* Es una mujer con medida de cintura (al nivel del ombligo) de más de 85/90 cm o es un hombre con una medida de cintura de más de 95/100 cm.
* Alguno de sus padres, hermanos o hermanas padece de diabetes tipo 2.
* Tiene síndrome de ovario poliquístico.
* Tiene más de 45 años.
* Su presión arterial es mayor 140/90 mm Hg.
* Sus niveles de colesterol HDL (bueno) están bajos (35 mg/dl o menos).
* Sus niveles de grasa conocida como triglicéridos están altos en su sangre (250 mg/dl o más).

Todos estos factores significan riesgo de padecer enfermedades del corazón. Hacer actividad física -caminar, por ejemplo- puede prevenir o dar marcha atrás a la resistencia a la insulina.

¿Cómo se diagnostica la resistencia a la insulina?

Hasta el momento no existe un examen para el diagnóstico de la resistencia a la insulina. La acantosis nigricans es un síntoma a considerar. El médico es quien puede examinar los factores de riesgo y considerar si existe la probabilidad o no de que su paciente padezca resistencia a la insulina. Si usted tiene un factor de riesgo para la resistencia a la insulina, su médico debe chequear sus niveles de glucosa en ayunas para verificar si tiene prediabetes o, incluso, diabetes.

¿Cómo se puede prevenir o revertir la resistencia a la insulina?

Disminuir la cantidad de calorías que se ingieren y mantenerse físicamente activo son dos medidas clave para bajar de peso.

Reducir calorías

Marque los pasos que le gustaría dar para reducir el número de calorías diarias. Un nutricionista puede ayudarlo a planificar comidas saludables.

  • Reduciré el tamaño de mis porciones.
  • Pediré una porción más pequeña cuando coma en un restaurante. O compartiré el plato con mi acompañante.
  • Tomaré bebidas sin calorías o agua en lugar de gaseosas y jugo comunes.   Probaré versiones light de los alimentos que consumo.
  • Revisaré las etiquetas para asegurarme que las calorías también están reducidas.
  • Preferiré las comidas asadas y cocinadas al vapor en lugar de las fritas.
  • Comeré más hortalizas y alimentos integrales.
  • En el restaurante pediré las salsas y los aderezos aparte de la comida y usaré la menor cantidad posible.
  • Usaré cacerolas que no se peguen o aceites en aerosol.
  • Disminuiré la cantidad de ingredientes con mucha grasa como manteca, margarina, crema, aderezo común para ensaladas, mayonesa y salsas grasas. Sazonaré mi comida con salsas light, ketchup, jugo de limón u otras opciones bajas en grasa.
  • Mantendré en mi heladera opciones de comida bajas en calorías y grasas.
  • Otra forma en la que reduciré calorías es:

Mantenerse físicamente activo

Marque las opciones que pondrá en práctica para agregar actividad física a su vida diaria.

  • Usaré la escalera en lugar del ascensor.
  • Caminaré mientras hablo por teléfono.
  • Encontraré una actividad que me guste hacer, como bailar, arreglar el jardín o jugar con los niños.
  • Me mantendré activo en casa.
  • Me propondré hacer tareas como trabajar en el jardín, lavar el auto, repintar muebles o paredes.
  • Me levantaré a buscar las cosas en lugar de pedirlas.
  • Saldré a pasear el perro.
  • Dejaré mi auto en el otro extremo del estacionamiento y caminaré hasta el shopping.
  • En el supermercado caminaré por todos los pasillos.
  • Después del almuerzo haré una caminata enérgica aumentando el tiempo hasta caminar durante 30 minutos, 5 días a la semana. O bien, dividiré los 30 minutos en 2 ó 3 caminatas.
  • Probaré el entrenamiento de fortaleza física levantando pesas livianas varias veces a la semana.
  • Otra forma de aumentar la actividad física en el día es:

¿Afecta la resistencia a la insulina a quienes ya tienen diabetes tipo 2?

Sí. La resistencia a la insulina generalmente comienza antes de que la diabetes tipo 2 sea diagnosticada, y hace más difícil la tarea de regular la glucosa en la sangre. Si usted tiene diabetes tipo 2 puede luchar contra la resistencia a la insulina: reduzca las calorías, haga actividad física y baje de peso si lo necesita. Hable con su médico sobre las diferentes formas de alcanzar sus metas.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor