Menu

Sexo y kilos de más

¿Cómo evitar que la obesidad resulte una traba para las relaciones de pareja? Los especialistas aseguran que “el amor trasciende las balanzas”.

“Justo ahora se fija en mí. Acabo de dejar la dieta. Mejor le digo que no, porque qué va a pensar cuando me saque la ropa”. Levante la mano la que nunca se le cruzó esto por la cabeza. Los kilos de más no sólo se llevan en el cuerpo, también pesan en el corazón. Y, a veces, llenan de pudores y culpas el camino hacia el sexo. Médicos y psicólogos, sin embargo, aseguran que la obesidad no impide tener una vida sexual plena.

“No hay un impedimento clínico para que una persona obesa pueda tener sexo, salvo que su cuadro esté asociado con otras patologías, como una enfermedad cardiovascular. Aún así, con el debido tratamiento, pueden llevar una vida sexual normal”, asegura Abel Olkies, médico clínico especialista en obesidad.

Para Berta Spaini, psicóloga especializada en adicciones, la clave está en la seguridad: “La obesidad, en muchos casos, está asociada con la culpa. Culpa por comer, culpa por no adelgazar, culpa por no adaptarse a los estereotipos del cuerpo socialmente perfecto. Pero en cuanto los pacientes logran ganar confianza en sus propios cuerpos pueden empezar a pensar en el sexo sin trabas”.

Los divanes están llenos de casos de relaciones deshechas por el miedo a intimar. Mirtha (27) se encargó de “espantar” a cada noviecito de la secundaria cada vez que las cosas subían de temperatura. Tenía miedo de que sus casi 80 kilos fueran una traba en la cama y quería ahorrarse la desilusión. Recién pudo tener su primera relación a los 25, después de horas de análisis y varios tratamientos para enfrentar su sobrepeso.

Casi siempre la obesidad arranca en la infancia

La adolescencia complica las cosas para todos, pero para un nene o una nena gordos todo es más difícil. “Se enfrentan abruptamente a los modelos sociales y van perdiendo la autoestima. Y eso determina que en muchos casos tengan una iniciación sexual tardía”, agrega Spaini. Para la psicóloga los problemas de los obesos, en realidad, no difieren demasiado de los de cualquier persona: tienen miedo al rechazo y al ridículo como todos, sólo que en ellos se agrega una conducta adictiva, que aumenta las complicaciones. “Se crea un círculo cerrado: me veo gorda; no salgo por miedo a que me miren mal; me encierro, me angustio y como”.

Por supuesto, hacer un tratamiento para bajar de peso cambia las cosas en varios sentidos, incluida la sexualidad. La autoestima se eleva y esto lleva de la mano la relación con los demás y en especial con una pareja.

También hay algunos componentes físicos. En general la obesidad produce algunos desajustes metabólicos, como colesterol y triglicéridos altos y baja producción de algunas hormonas, como la testosterona, que guían la actividad sexual en hombres y mujeres. “Los pacientes hiperobesos tienen algunas barreras físicas que impiden el movimiento y eso afecta su rendimiento sexual”, asegura Olkies.

La actividad física, muy importante

Además de una dieta seria y el apoyo de un terapeuta, la actividad física es muy importante. Ayuda a recuperar movimientos, a quemar grasas y producir endorfinas pero, fundamentalmente, ayuda a sentirse mejor. Y la vida está llena de pequeños logros. Sentir que se pueden hacer cosas mínimas que antes el sobrepeso impedía, como atarse los cordones o subir una escalera sin agitarse, ayuda a ganar confianza, a perder miedos y a animarse a seducir.

Para Spaini “hay amigarse con el cuerpo que nos tocó y saber que, aunque nos liberemos del sobrepeso, no vamos a ser como la tapa de una revista; en esa aceptación radica la seguridad y la valentía para arriesgarse a una relación que, como también pasa con las delgadas, puede salir bien o mal”.

Aceptar el propio cuerpo también nos permite aprovechar sus potencialidades. Firmemos la paz. No todos somos iguales ni todos deseamos de la misma manera: las mujeres se sorprenderían si supieran cuántos hombres prefieren las curvas bien redondas. Tampoco todos nos tenemos que poner de novios con personas que pesan lo mismo que nosotros. “Hay un preconcepto de que los gorditos se casan con gorditos –dice Spaini–. Pero el amor es algo tan grande que trasciende cualquier balanza”.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor