Menu

Tenga expectativas realistas

¿Suele pensar que las cosas buenas durarán toda la vida? ¿Siente que es capaz de alcanzar cualquier meta sin tener que sortear obstáculos?

Las expectativas desmedidas pueden ocasionar disgustos y frustraciones…

No todas las grandes expectativas llevan a desilusiones, pero cuando esperamos demasiado de una cosa, persona o incluso de uno mismo, aumenta la probabilidad de sentir frustración si los resultados no son perfectos.

Si las cosas no salen como usted las deseaba deténgase a reflexionar: ¿qué esperaba yo de esto?, ¿cuánto hice para alcanzar mis objetivos?, ¿eran reales mis expectativas? Quizá las respuestas lo ayuden a reconocer que sus exigencias previas eran demasiado elevadas…

La vida exige constantes adaptaciones, revisiones y cambio de planes. Es importante aprender de las situaciones vividas, incorporar la experiencia para generar expectativas más reales la próxima vez.

Para lograrlo es preciso descubrir qué somos capaces de lograr en forma concreta (lo cual puede ser diferente a lo que esperamos alcanzar o lo que deseamos cumplir), y cuánto trabajo estamos dispuestos a dedicar a dicho fin.

¿Conoce sus expectativas?

Existen tres tipos de expectativas:

* Las relacionadas con uno mismo. Muchas personas esperan demasiado de sí mismas. Cuando sus expectativas no se cumplen son más críticas de lo que serían en la misma situación con otras personas. Esto puede darse cuando no se reconocen las propias limitaciones.

* Las que ponemos en otras personas. Si suele esperar demasiado del entorno puede sentir que los demás le fallan: hijos, compañeros, familia, amigos… Los otros pueden abrumarse.

* Las que se depositan en las cosas. ¿El dinero hace la felicidad? ¿Una buena posición, una casa, un auto? Parecería que el mayor problema es la falta de dinero. Sin embargo, aunque es cierto que las posesiones materiales brindan cierta tranquilidad, ellas en sí mismas no garantizan la dicha.

Un camino de mil kilómetros comienza con un solo paso. Todos somos capaces de hacer grandes cosas; comenzando de a poco podemos alcanzar pequeños -e importantes- triunfos.

Dr. Alberto Cormillot

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor