Menu

Vacaciones: 8 claves para sortear conflictos

Hacer actividades pendientes, despejar la mente, descansar el cuerpo, pasar más tiempo con los chicos y la familia. Todo un proyecto para las vacaciones, lleno de buenas intenciones y expectativas. Sin embargo, este cambio en la rutina también puede generar roces, especialmente si existen diferencias pendientes de resolver.

¿Cuáles son las 8 claves para sortear conflictos y fortalecer lazos familiares, evitar conflictos y disfrutar del descanso veraniego?

* PLANIFIQUE EL DESCANSO:

Averigüe y resuelva lo más posible sobre la forma de viaje, el alojamiento, el lugar a visitar, las excursiones, los horarios, las actividades acordes a los gustos de cada integrante del grupo familiar y al presupuesto disponible.

* PAUTE LAS NORMAS DESDE EL PRINCIPIO:

Organice una reunión previa con sus hijos para conversar acerca de la idea que cada uno tiene de estas vacaciones, los derechos, las obligaciones y, especialmente, las normas de convivencia.

* JUNTOS PERO NO PEGADOS:

No fuerce situaciones con ideas o frases como “tenemos que hacer todo juntos, somos una gran familia”. Salir de vacaciones en familia no significa necesariamente estar todo el día pegados. Es clave respetar los deseos del otro y que cada uno pueda disfrutar de aquello que a cada uno le gusta en forma individual.

* DEJE QUE APAREZCA POR UN MOMENTO EL NIÑO QUE LLEVA DENTRO:

Aproveche al máximo el tiempo disponible con sus hijos y ponga en juego los aspectos más lúdicos de su personalidad. Vivir experiencias nuevas y divertidas con sus hijos ayuda a afianzar y enriquecer los vínculos a veces desgastados por la rutina del año.

* HÁGALE SABER A SU FAMILIA CUÁLES SON SUS NECESIDADES:

Usted también necesita distraerse, descansar y olvidarse por unos días de las obligaciones cotidianas. Evite cargar con todas las tareas, la comida y la limpieza. De acuerdo con la edad de cada uno, sus hijos pueden colaborar guardando juguetes, dejando la ropa sucia en el lavadero, colgando las toallas para secar, poniendo la mesa o levantando los platos. Su pareja también puede tener un rol activo, y si todos colaboran se crea un buen clima de convivencia y las posibilidades de conflicto disminuyen notablemente.

* SEA FLEXIBLE:

Esté abierto a las contingencias que puedan surgir. Si tiene hijos adolescentes comprenda que a veces querrán salirse de los planes programados. Sea flexible y tolerante para no convertir la vacaciones en una guerra permanente.

* SEA REALISTA:

Aunque las vacaciones son un momento esperado donde se ponen en juego expectativas y deseos, hay que ser realista. No espere resolver en estos días conflictos latentes con su pareja o hijos. Las idealizaciones suelen desembocan en sentimientos de frustración. El tiempo de descanso no es sinónimo de paz familiar. En lo posible, procure resolver temas conflictivos antes de armar las valijas.

* PRIORICE EL DESCANSO:

No haga un sinfín de programas y actividades que se transforme en una agenda agotadora. Busque parar, descansar y disfrutar del simple hecho de estar juntos. Tener la libertad de dormir, leer un libro, caminar o comer más tarde que lo habitual es propio de un ritmo veraniego. En lugar de alarmarse, relájese.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor