Menu

¿Ver televisión puede hacernos morir más jóvenes?

El problema no es mirar la tele, sino pasar seis horas tirado en el sillón…

Recientemente se ha publicado en el British Journal of Sports Medicine un estudio que sugiere que quienes pasan en su vida un promedio de seis horas diarias viendo televisión tienen una esperanza de vida cinco años menor. ¿Ver la tele puede hacernos morir más jóvenes? ¿Y si vemos menos de seis horas estamos a salvo?.

En realidad, el hecho en sí de ver televisión no es responsable del acortamiento de la vida. El estudio de la Universidad de Queensland dice que cualquier tiempo sentado delante de la pantalla puede reducir la vida (tener en cuenta que se excluyeron del estudio a las personas que veían TV en forma activa, haciendo bicicleta fija, por ejemplo).

La guerra y la paz

Una de las conclusiones del estudio indica que “ver televisión puede tener consecuencias adversas para la salud que rivalizan con las del sedentarismo, la obesidad y el tabaquismo: cada hora delante de la pantalla puede acortar la vida 22 minutos”.

Sabemos que fumar es muy perjudicial. Pero este estudio sugiere que ver la televisión puede ser algo equivalente. De hecho, señala que a los mayores de 25 años, media hora de su programa favorito puede acortarles la vida en un grado similar a fumarse un cigarrillo. Un peligro obvio es que los fumadores piensen que su hábito no es peor que ver la televisión, así que tampoco hay tantas razones para intentar dejarlo…

Pero, ¿qué pasa con quienes no ven nada o casi nada de televisión? Es probable que unos cuantos pasen buena parte de su tiempo leyendo libros, sentados, una costumbre también sedentaria pero que nadie les dice que deberían abandonar. ¿Deberíamos evitar La guerra y la paz o la kilométrica saga de Harry Potter?

El autor de la investigación, Lennert Veerman, reconoce que puede ser que no sea la televisión en sí lo que acorta la expectativa de vida. “Es posible que los efectos estén asociados a un estilo de vida determinado más que a ver la televisión en sí”, dice. No son las seis horas de exposición a la pantalla lo que mata, sino el tiempo que no pasamos caminando o haciendo ejercicio. Es probable también que quienes ven mucha televisión lleven una dieta poco sana que les provoque sobrepeso.

Más evidencias

A principios de 2011, un estudio en EE.UU. descubrió que ver más de dos horas de televisión al día incrementaba el riesgo de diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares. Más de tres horas llevaba un riesgo de muerte prematura. Fue un estudio que dejaba claro que el problema no era ver la TV sino que el exceso reflejaba una vida poco saludable.

Veerman afirma en su último estudio que lo que quiere dar es un mensaje positivo: cada paso tiene su importancia. En otras palabras, que pequeñas modificaciones en la rutina diaria, como ver menos televisión para hacer algo más activo, puede traer enormes beneficios para la salud.

Este argumento aparece subrayado por otro nuevo estudio en actividad física de unos investigadores de Taiwán: un cuarto de hora de actividad física al día es capaz de reducir el riesgo de muerte en un 14 por ciento y de aumentar la expectativa de vida en 3 años respecto de una persona sedentaria.

Entonces, en lo que coinciden todos los estudios es en que la actividad física es beneficiosa y unos pequeños cambios pueden llevar a más y mejor tiempo de vida. No se trata de dejar de ver televisión o leer, sino de ser moderado con el tiempo sedentario, comer saludablemente y caminar más.

Clínica Cormillot

Cuba 3684 (CABA)
Tel: 011 2033-1300

Suscríbete al Newsletter

Vivir Mejor